Normas y consejos para viajar en coche con perros de forma segura

Normas y consejos para viajar en coche con perros de forma segura

Seguro que ya estás organizando actividades de ocio para la Semana Santa, y es muy posible que esos planes impliquen desplazamientos en coche con tu mascota. Sin embargo algo que parece tan intrascendente, puede entrañar riesgos importantes en la carretera, bien porque el animal nos despiste, porque accidentalmente dé lugar a un error en la conducción o por los daños importantes que puede provocar si sale disparado en caso de accidente.

Los tests realizados han dado buena cuenta de esos daños si hay un choque y el animal no va debidamente sujeto. Imaginemos que llevamos a un perro de 20 kilos. Si colisionamos frontalmente con otro coche, debido a la brusca desaceleración su peso se multiplicaría por 20 o por 30, lo que supone que se nos podría venir encima el equivalente a 400 o 600 kilos, con los daños que ello podría conllevar tanto para las personas como para el animal.

Pese a todo, el 20% de los conductores admitía no usar ningún sistema de protección, según un estudio de RACE (Real Automóvil Club de España)y Royal Canin realizado en 2010. Según el mismo estudio, el 70% desconocía lo que dice la ley al respecto.

En cuanto a la legislación, lo cierto es que cojea bastante. Según la Ley de Seguridad Vial, el conductor “deberá cuidar […] la adecuada colocación de los objetos o animales trasportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos”. Ni se especifica cuáles son los sistemas de retención adecuados ni qué lugares deben ocupar los animales dentro del vehículo.

La Ley sobre Tráfico, Circulación de vehículos a Motor y Seguridad Vial, hace algunas otras consideraciones a tener en cuenta. Indica que los agentes encargados de la ordenación de tráfico, podrán inmovilizar el vehículo en caso de que “las posibilidades de movimiento y campo de visión del conductor del vehículo resulten sensibles y peligrosamente reducidas por el número o posición de los pasajeros o por la colocación de los objetos transportados”.

Parece claro que ambas normativas eliminan la posibilidad de que el perro viaje en el asiento del copiloto en la medida en que puede interferir o influir en la conducción. A partir de aquí, nos queda a propietarios de perros y conductores determinar cuál es la mejor manera de viajar de forma segura con nuestro perro. Distintos expertos, la RACE y la DGT (Dirección General de Tráfico) han realizado estudios y aportado pautas al respecto que hemos tomado como referencia para esta información:

1. Jamás se debe viajar con el perro en los brazos o suelto, ni siquiera en trayectos cortos, ya que si se produjera un accidente, el animal saldría disparado.

2. Optar por sistemas de sujeción que se han probado eficaces mediante ensayos de choque o que estén homologados por normas europeas, como puede ser la ACE R17 o DIN 75410-2.

3. Tener en cuenta la talla y el peso del animal a la hora de elegir el tipo de sistema más adecuado.

Éstas son las posibilidades:

  • Arneses. Recomendados para perros en general. Sujetan a las mascotas a través del cinturón de seguridad o mediante dispositivos de anclaje Isofix.  No deben usarse correas de las que se enganchan al collar del perro, ya que no retienen al animal en caso de accidente. Debemos optar por arneses de dos enganches, y no de uno solo, que evitarán que el perro salga lanzado hacia adelante. Si solo hay un enganche, la hebilla del arnés se romperá y el perro chocará contra los asientos delanteros, sufriendo lesiones graves e incluso mortales. También el conductor puede sufrir daños en la columna. Además debemos prestar atención a que la longitud de la correa que le une al asiento sea la adecuada.
Perro con arnés homologado.

Perro sujetado al asiento con arnés.

  • Las rejas o rejillas divisorias. Suelen emplearse con perros de gran tamaño en vehículos con portón trasero o familiares. La reja divisoria se adapta fácilmente y puede ser quitada en cualquier momento y, al mismo tiempo, dar mayor utilidad al espacio del maletero.  Tenemos que asegurarnos de la estabilidad tanto de los respaldos de los asientos como del montaje de la rejilla. Las más aconsejables con las que van desde el techo del vehículo al suelo del maletero y que cumplen las normas DIN 75410-2. Hay que tener en cuenta que aunque este sistema protege al conductor, conlleva riesgos para el animal, ya que, en caso de colisión y según su posición en ese momento, puede sufrir lesiones muy graves. Lo mejor es combinar el transportín con la rejilla divisoria.
Rejilla separadora en vehículo.

Rejilla separadora en vehículo.

  • Transportín. Si el animal es pequeño, el transportín irá dentro del habitáculo, en el suelo, detrás de los asientos delanteros. Jamás se debe colocar sobre el asiento sujeto por un cinturón de seguridad. Las pruebas han demostrado que la caja se rompe y la mascota sale despedida. En el caso de animales grande, irá en el maleter, ubicado lo más cerca posible del respaldo (ojo, siempre que no haya riesgo de que puedan acumularse gases en el maletero por una mala combustión del motor). La DGT advierte, no obstante, que en este caso, no se pueden descartar por completo que se produzcan lesiones entre los ocupantes de las plazas traseras del coche. Por eso, como ya se ha indicado anteriormente, lo más seguro es combinar transportín y rejilla separadora.
    Perro viajando en un transportín en el maletero del coche.

    Perro en un transportín en el maletero de un coche.

    En definitiva, y como conclusión, los dos sistemas más seguros para personas y animales son:

    Para perros de todos los tamaños, el arnés homologado de doble enganche.

    Para perros pequeños, el transportín ubicado en el suelo tras los asientos delanteros.

    Por último, si vas a coger el coche acompañado de tu mejor amigo es conveniente que tengas en cuenta estas otras cuestiones:

    – Algo de ejercicio antes de iniciar un viaje puede hacer que tu compañero esté más tranquilo en el trayecto.

    – En un trayecto largo, es preciso hacer paradas al menos cada dos horas para que tu perro también pueda estirar las patas, hacer sus necesidades y beber agua.

    Previene mareos durante el viaje. Si tu compañero tiende a marearse, no le des de comer antes de salir. Además existen fármacos que lo evitan. Consulta con tu veterinario.

    – El perro no debería sacar la cabeza por la ventanilla, ya que hay riesgo de que contraiga otitis o conjuntivitis.

    – Ten cuidado en el momento de la salida del animal del vehículo. Asegúrate de que esté debidamente sujeto con la correa.

    Si las temperaturas son altas, no dejes a tu compañero solo en el coche cuando hagas una parada. Podría sufrir un golpe de calor que puede ser mortal, incluso dejando las ventanillas ligeramente bajadas.

    ¿Qué te parecen estas pautas? ¿Qué sistema de retención usas en tu coche para sujetar a tu perro?

     

Enviar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Pin It on Pinterest

Share This